El Director Ejecutivo de Proética, Walter Albán destacó que tras los últimos escándalos de corrupción suscitados en el país por los casos Lava Jato, Odebrecht  y el pedido de detención del ex presidente Alejandro Toledo, se percibe una sana reacción de indignación por parte de la ciudadanía que contrasta con los altos niveles de tolerancia o indiferencia que se constataba en el pasado reciente.

 

“Pero lo que tenemos que hacer es transformar esa indignación en una actitud más vigilante y de permanente atención a lo que hay que hacer en el país para combatir no solamente la impunidad sino evitar que a futuro problemas de esta naturaleza se repitan”, indicó en la última edición de la Voz de Proética.

 

Albán señaló que para Proética ha sido siempre una constante la preocupación por los altos niveles de tolerancia y de apatía frente a la corrupción, que se percibían antes en la opinión pública, por lo que resulta una buena señal  que la sociedad civil esté manifestando su indignación de diferentes  formas,  como la marcha convocada por la Coordinadora contra la Corrupción para los próximos días.

 

“Estas convocatorias no le pertenecen a ningún grupo político. De lo que se trata es de dar cabida a los más amplios sectores por un tema que en el fondo convoca a todos los peruanos y peruanas de buena voluntad, dispuestos a luchar a fondo contra la corrupción”, sostuvo.

 

Asimismo, Albán hizo un llamado para que la ciudadanía permanezca atenta respecto a lo que ocurre en el Congreso con la Comisión Lava Jato.

 

“Es fundamental que se respete  la independencia del Ministerio Público consagrada en la Constitución. No se deben producir injerencias que, desde un ámbito político, terminen perjudicando un  trabajo muy delicado que lleva adelante el Ministerio Público peruano”, finalizó.