El Director Ejecutivo de Proética, Walter Albán, consideró que si bien hay que destacar la solidaridad que se ha evidenciado entre peruanos para afrontar los recientes desastres naturales que vienen golpeando a nuestro país, también debemos reparar en las obras de infraestructura que han sido destruidas o han colapsado, como consecuencia de serias deficiencias en su diseño y ejecución. En ese sentido, dijo que hay que identificar también a sus responsables, ya que esto ha agravado la situación de las víctimas.

 

"Los puentes que han quedado destruidos en diferentes lugares del país, por fallas en su estructura que pudieron haberse evitado, así como también los caminos que han colapsados por estar mal hechos o las obras de defensa de riberas que quedaron inconclusas o se dejaron de hacer, porque los recursos se invirtieron en otras obras que no eran en verdad necesarias o prioritarias Todo esto nos habla de una gestión publica muchas veces deficiente por problemas de corrupción", declaró en la última edición de la Voz de Proética.

 

Albán recordó que si bien hemos sido tolerantes durante mucho tiempo con este tipo de situaciones, ha llegado el tiempo de reaccionar y no permitir que esto continúe. "Es un momento para la solidaridad y gestos nobles, sin duda, pero también para identificar a los responsables de haber aumentado dolosamente las penurias de miles y quizás millones de peruanos", agregó al respecto.

 

"Desde Proética exhortamos a la ciudadanía a hacer una suerte de inventario de todos los perjuicios que se nos ha ocasionado por obras mal hechas o truncas. Tengamos presente que la naturaleza en esto no es la única responsable", finalizó.