El Director Ejecutivo de Proética, Walter Albán consideró muy preocupantes las actitudes adoptadas por la lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori y su bancada, así como por el ex presidente Alan García contra el Fiscal de la Nación, Pablo Sánchez, tras conocerse la decisión del Ministerio Público de continuar las investigaciones que los comprenden por presuntos graves delitos, bajo la Ley de Crimen Organizado.

 

Afirmó que tales expresiones, además de agraviantes, constituyen en los hechos una velada amenaza contra la autonomía del Ministerio Público para ejercer sus funciones.

 

“Además de reclamar un privilegio que ni la Constitución ni la ley le otorgan, esto ocurre cuando vivimos en el Perú una situación marcada por grandes escándalos de corrupción que involucran, entre otros, a ex presidentes de la República. Es inaceptable que alguien que aspira a ocupar el sillón presidencial, se niegue a ser investigada y opte por mostrar todo su poder para anunciar acciones en contra de ello”, dijo Albán sobre el mensaje que dio el pasado viernes Keiko Fujimori.

 

Precisó que la actitud tomada por Fujimori, contradice por completo lo que afirmó durante la pasada campaña electoral, acerca de su supuesta disposición para ser investigada. Asimismo, afirmó que resultaba curioso que esta destemplada reacción se diera a pocos días que Alan García arremetiera también contra el Fiscal de la Nación, Pablo Sánchez, luego que se difundiera la investigación que lleva a cabo el Ministerio público, involucrándolo en graves hechos de corrupción.

 

“Son tiempos indudablemente difíciles para la democracia en el Perú, y una tarea muy delicada la que tienen por delante la Fiscalía y el Poder Judicial para que, superando actuales limitaciones y obstáculos, puedan cumplir con el objetivo de impedir que la impunidad consiga lograr nuevas victorias en nuestro medio”, agregó.

 

Por ello, pidió a la ciudadanía permanecer vigilante  para demandar que la actuación de estas instituciones no se vea amenazada por quienes ahora ostentan algún tipo de poder.

 

“Desde Proética, le decimos al Fiscal de la Nación, Pablo Sánchez, que él y su equipo de fiscales comprometidos contra la corrupción, no están solos. Si su labor afirma la independencia e imparcialidad que reclaman estos procesos, el país no permitirá que con amenazas o actitudes prepotentes, intenten tratar de detenerlos”, finalizó.