(Fuente: Agencia Andina). Sería sano para el Congreso de la República que la Comisión de Ética esté integrada por personalidades y no por congresistas, opinó hoy el director ejecutivo de Proética, Walter Albán, al saludar la propuesta formulada en ese sentido en el ámbito legislativo.

 

Consideró que en los últimos años se ha cuestionado mucho la performance de la Comisión de Ética, sobre todo cuando decide, sin mayor explicación, no investigar ni aplicar sanciones contra algún legislador que, en el ejercicio de su cargo, incurre en faltas éticas.

 

“Eso daña la imagen de Congreso y le resta confianza (…). Si se aprobara esa propuesta, sería un gesto interesante, y mejor aún si esa decisión se tomara por unanimidad. Sería un muy buen mensaje a la opinión pública”, comentó Albán en diálogo con la Agencia Andina.

 

Para el también exministro del Interior, la posibilidad de que un expresidente del Congreso, sin filiación política, así como un docente e incluso dos ciudadanos integren la Comisión de Ética inspiraría confianza en la labor de este grupo parlamentario.

 

No obstante, indicó que deberá cuidarse mucho la idoneidad de las personalidades incorporadas a esta comisión, y agregó que esta nueva composición permitiría un accionar más objetivo en el citado grupo de trabajo parlamentario.

 

De acuerdo con la propuesta, la Comisión de Ética estaría conformada por un expresidente del Congreso, un excongresista, un profesor principal de Derecho y dos ciudadanos, uno de ellos elegido por la Defensoría del Pueblo y el otro por el Acuerdo Nacional.

 

En el caso del expresidente del Congreso, si tiene militancia partidaria, deberá solicitar licencia mientras ejerza el cargo, señala la iniciativa legislativa promovida por los parlamentarios de Peruanos por el Kambio (PPK), Alberto de Belaunde y Guido Lombardi.